jueves, 31 de enero de 2019

El Muro que Trump busca derribar

"Numerosos estados están introduciendo clases bíblicas, dando a los estudiantes la opción de estudiar la Biblia. ¿Comenzando a hacer un cambio? ¡Genial!", publicó el presidente norteamericano en su cuenta de Twitter. 

Con esta declaración, Donald Trump respaldó los esfuerzos de sectores conservadores y fundamentalistas, que en varios estados promueven que las escuelas públicas ofrezcan clases Bíblicas.  

Legisladores republicanos están presionando para que se promulguen leyes que permitan a las escuelas públicas ofrecer clases electivas sobre el Nuevo y Antiguo Testamento en Florida, Indiana, Misuri, Dakota del Norte, Virginia y Virginia Occidental.  

Existen voces que han dado muestras de alarma, como la American Civil Liberties Union (ACLU). Se argumenta que las clases de la escuela pública sobre la Biblia pondrían en peligro la separación de la iglesia y el estado consagrados en la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense. 

El presidente de la ACLU ha sostenido que "la educación religiosa es mejor dejarla a los padres e iglesias, no a la escuela o al gobierno". 
Las escuelas públicas son para la educación, no para el adoctrinamiento religioso. Las clases bíblicas de escuelas públicas violan los derechos de la Primera Enmienda de los estudiantes y los padres. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario