jueves, 25 de octubre de 2018

MENDOZA Discriminación religiosa en las Termas de Cacheuta

El Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo (Inadi) se pronunció a favor del reclamo de una joven musulmana quien denunció que en un complejo de piletas termales de Cacheuta, provincia de Mendoza, le prohibieron bañarse en burkini, una prenda de baño que tapa el cuerpo completo y es usada por mujeres de religión islámica. Concretamente le impidieron entrar a las piletas por no cumplir las reglas de vestimenta, que indican que las mujeres solo pueden acceder con bikini o malla.

Ante la denuncia, la empresa concesiona de las termas (Termalia SA) se amparó en el derecho de admisión y no cambió su postura en las instancias de conciliación promovidas por el Inadi
Finalmente, mediante un dictamen inédito en Argentina, el Inadi remarcó que el derecho de admisión y permanencia, definido por la Ley N° 26.370, es válido siempre que la exclusión se fundamente en condiciones objetivas que no deben ser contrarias a los derechos reconocidos en la Constitución Nacional ni suponer un trato discriminatorio o arbitrario para las personas.

En el dictamen, el organismo explica que "en relación al derecho a la libertad religiosa, el mismo se ve plasmado en distintos acuerdos, leyes y convenciones de derechos humanos, así como también la prohibición de discriminación por este motivo. En la Constitución Nacional Argentina se reconoce el derecho de todos los habitantes de la Nación, nacionales o extranjeros, a profesar libremente su culto, es decir, a la expresión o manifestación externa de su actitud religiosa".

Para el Inadi, la burkini, en este caso, es una extensión del velo islámico que habitualmente utilizan las mujeres musulmanas para cubrir su cabello y parte de su cuerpo, denominado hijab, y las razones por las cuales es utilizado son múltiples y complejas, aunque responde fundamentalmente a cuestiones relacionadas con la modestia, la decencia y el pudor pero, sobre todo, es un acto de fe y de expresión de dicha religión.

Por eso, se resolvió que ante un posible conflicto entre derechos, el de admisión no podrá imponerse por sobre el de libertad religiosa, no al menos a riesgo de legitimar un acto de clara discriminación contra quién pretende expresar públicamente mediante determinados símbolos sus creencias religiosas. El INADI concluyó: "La conducta denunciada configura un acto de discriminación encuadrable en los términos de la Ley N.°23.592".


No hay comentarios:

Publicar un comentario