domingo, 10 de septiembre de 2017

BIRMANIA Crisis de refugiados musulmanes perseguidos en país de mayoría Budista


Tras un recuento realizado en profundidad durante las últimas 48 horas para las agencias del sistema de las Naciones Unidas, la cifra se disparó hoy hasta los 270.000 refugiados en Bangladesh, más de 100.000 personas por encima de las contabilizadas el jueves.

La  Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) pidió hoy al Gobierno, liderado de facto por Aung San Suu Kyi -premio Nobel de la Paz- que tome medidas urgentes para resolver el problema de la violencia, a fin de que la minoría musulmana rohinyá no tenga que huir.

Otro Nobel de la Paz, el sudafricano Desmond Tutu, ha criticado fuertemente este jueves a Aung San Suu Kyi, instándola “a intervenir en la crisis que degenera” en Birmania y a proteger a la minoría musulmana. ”Si el precio político a pagar por su ascenso político ha sido el silencio, el precio es sin duda demasiado alto”, ha dicho.

Birmania o Myanmar,​ oficialmente República de la Unión de Myanmar,  es un país ubicado en el extremo noroeste de la subregión Sudeste Asiático, que tiene algo más de 50 millones de habitantes. La mayoría de los cuales profesa el Budismo.

De hecho, se estima que el  89% de la población practica el budismo (mayoritariamente Theravāda). El 4% de la población practica el cristianismo, otro 4% el islam, un 1% creencias animistas; y el 2% sigue otras religiones incluyendo el budismo Mahāyāna, el hinduismo y otras religiones de China.

El país que se independizó, en 1949, del Reino Unido, ha vivido desde 1962 bajo dictaduras de tipo militar.

Tras las elecciones celebradas en 2015, Aung San Suu Kyi, premio Nobel para la paz, a la que el régimen militar mantuvo en arresto domiciliario durante quince años, fue nombrada ministra de asuntos exteriores en un gobierno que. Sin embargo, se la considera líder de facto del país, aunque el ejército sigue teniendo una gran cuota de poder.

¿Qué está ocurriendo con las minorías religiosas en Birmania?

-         -  A los no budistas se les impide hacer carrera en la administración estatal.
      -Se presentan objeciones a la hora de renovar los documentos de identidad.
-          -La importación del Corán, Biblia y  otros libros religiosos es ilegal.
-     - La celebración de días sagrados para el islam también han sido cancelados en varias ocasiones.
-           - Se registran conversiones forzadas al budismo
-          - Cierre y destrucción  de mezquitas e iglesias.
-          - Hostigamiento por parte de grupos extremistas.
-          - Aldeas incendiadas.
-           - Decenas de miles de personas obligadas a huir.

Durante la presentación en Bangkok del informe titulado: "Persecución de los musulmanes en Birmania",  El director de la organización independiente "Burma Human Rights Network" (BHRN), afirmó que "existe una campaña institucionalizada contra los musulmanes dentro de una estrategia a largo plazo".

La ONG documentó a través de entrevistas en 46 ciudades birmanas el acoso contra los seguidores del islam y acusa de ser partícipes a Ejército, Gobierno, grupos ultranacionalistas y comunidades de monjes budistas.

Las autoridades  han incrementado de manera "continua" la persecución contra todos los ciudadanos musulmanes a lo largo del país desde los episodios de violencia sectaria registrados en 2012, que se propagaron por varias regiones del país y en la que murieron 160 personas.

La campaña de hostigamiento tiene mayor incidencia en las personas de la etnia rohinyá.
Desde ese año, 120.000 rohinyás viven confinados en centros de desplazados internos, en un régimen de segregación,  a la que ahora se suma el corte del suministro de ayuda humanitaria.

Desde hace 5 años se han establecido 21 poblaciones a lo largo de Birmania bajo el lema: "libre de musulmanes".

Las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohinyá, los consideran inmigrantes bengalíes y les imponen múltiples restricciones, incluida la privación de desplazamiento.

En las últimas semanas, al menos un cuarto de millón de rohinyás, han cruzado la frontera de Bangladesh huyendo de la violencia según los datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

En Myanmar, entre los perseguidos están también los cristianos de las etnias Kachin y Chin, en el norte del país, y Karen y Karenni, en el este.

 La libertad religiosa está fuertemente reprimida no sólo en Myanmar sino también -aunque algo menos-, en otros países de mayoría budista como Sri Lanka, Laos, Camboya, Bhután y Mongolia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario