miércoles, 13 de julio de 2016

MUNDO Estado Islámico y un Ramadán Sangriento

Hace exactamente una semana, concluyo el  Ramadán, el mes sagrado del islam. Antes de su inicio  los propagandistas yihadistas le dijeron a sus seguidores que este era un buen momento para matar.

Un portavoz del Estado Islámico (EI) dijo a fines de mayo que los yihadistas debían “convertirlo, con el permiso de Dios, en un mes de dolor para los infieles en todas partes”.

Ha sido un mes sangriento con ataques terroristas que asesinaron e hirieron a cientos de personas en Orlando, Estambul, Turquía; Dacca, Bangladesh, y Bagdad donde una bomba mató a más de 140 personas en una zona comercial llena de familias que acababan de romper su ayuno de Ramadán.

Para la mayoría de los musulmanes, la violencia es completamente contraria al mes sagrado, un tiempo de renovación espiritual, oración y momento para compartir con amigos y familiares.

Se cree que las recompensas obtenidas por los actos nobles son mayores durante el Ramadán. Algunos expertos afirman que, los yihadistas han manipulado estas tradiciones para potenciar sus actividades.

El mensaje de EI podría resumirse en que si uno cree que es bueno matar a quienes son considerados infieles es mucho mejor hacerlo durante el Ramadán.

Según un análisis recientemente publicado por  The New York Times, dese septiembre de 2014 más de 1.200 personas han muerto en ataques inspirados o coordinadas por el Estado Islámico, fuera de Irak y Siria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario