lunes, 27 de junio de 2016

CUBA Pastores perseguidos por el Departamento de Inmigración y Extranjería

En el momento de solicitar visado religioso para los pastores extranjeros, el Gobierno cubano exige a las Iglesias que entreguen un detallado cronograma de los lugares donde van a estar los extranjeros y dónde van a hospedarse desde su llegada al país hasta su regreso. Si dentro del itinerario está alguna de las Iglesias que expresan su desacuerdo con la política estatal entonces le deniegan la entrada al país.

Ante esta realidad la comunidad cristiana se ha visto obligada a esconder a los pastores foráneos que invita a predicar en sus eventos. Para lograrlo lo básico es omitir los nombres en los programas de conferencias que se hacen públicos, que los invitados viajen con un visado de turismo (a veces, a través de un tercer país) y lleguen a la Isla por un aeropuerto de otra provincia.

Cuando entran con visado de turismo (al menos en teoría) pueden moverse libremente por el país. Eso significa que no es ilegal que los encuentren en nuestra Iglesia y, si los encuentran con el micrófono en la mano, siempre podemos alegar que están “testificando”  (término que en el habla cristiano es similar a predicar) y no dando conferencias. Como medida de seguridad, estas predicaciones no se hacen públicas a través de audios o videos, pues en caso de llegar a las redes sociales pueden convertirse en pruebas incriminatorias.

Esto genera persecución por parte del Departamento de Inmigración y Extranjería, que aplica considerables multas a las Iglesias infractoras o presiona a sus invitados para que abandonen el lugar de conferencia. En muchas ocasiones se han montado operativos policiales para detener a los pastores que participan en estas actividades.


Ello ocurre pese a que la Constitución cubana dice en su Capítulo 1 artículo 8: “El Estado reconoce, respeta y garantiza la libertad religiosa. En la República de Cuba, las instituciones religiosas están separadas del Estado. Las distintas creencias y religiones gozan de igual consideración”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario